martes, 21 de julio de 2009

Beneficios a la Salud de las Bacterias Benéficas

Por: Dra. Beatriz Mtz.

Literatura científica documenta los efectos que los productos lácteos cultivados y/o los suplementos alimenticios de prebióticos ofrecen a la salud, en múltiples situaciones:

■ Diarrea
■ Estreñimiento
■ Colitis (colon inflamado)
■ Gastroenteritis (estómago e intestinos inflamados)
■ Infecciones con bacterias patógenas y hongos, infecciones que se producen por envenenamiento a través de la ingestión de alimentos, infecciones por levadura, etc.)
■ Flatulencias
■ Intolerancia a la lactosa
■ Mala digestión
■ Cáncer, especialmente cáncer de colon
■ Una pobre utilización de los nutrientes de los alimentos

El ácido láctico que producen las bacterias tiende a combinarse saludablemente con las toxinas (que pueden incluir colesterol, metales pesados y carcinógenos) y ácidos biliares. Mientras que esta acción previene que los productos tóxicos se reabsorban, mata a los microorganismos que son entonces expulsados del cuerpo en forma de desperdicio sólido. Este mecanismo puede ayudar a explicar la longevidad de las personas que regularmente consumen alimentos lácteos cultivados.

Lactobacillus acidophilus (ácido-amorosos, bacteria productora de ácido láctico), el héroe bacteriano mejor conocido, llamó la atención por primera vez alrededor de 1920 como complemento dietético. En 1935, se publicaron los primeros resultados de pruebas clínicas que mostraban que el acidophilus normalizaba las funciones del intestino en los pacientes que presentaban estrñimiento crónico.

Desde entonces, los científicos han identificado muchos otros beneficios a la salud de la bacteria que produce ácido láctico, presumiblemente resultados indirectos a partir de su capacidad para:

- Producir ácido láctico y por lo tanto, para incrementar la acidez de los intestinos y para inhibir la acción de las bacterias tales como: Clostridium, Salmonella. Shigella y la E. Coli.
- Disminuir la producción de una gran variedad de tóxicos o de agentes carcinógenos. Por ejemplo, el Lactobacillus acidophilus puede suprimir la formación de las aminas y enzimas que favorecen la producción de cáncer en los intestinos de los humanos y de los animales.
- Ayudar a la absorción de los minerales, especialmente del calcio, debido al incremento de acidez intestinal.
- Utilizar a la lactosa, sustancia poco tolerada por muchas personas, para producir ácido láctico. Ya que los productos lácteos cultivados tienen un menor contenido de lactosa, son tolerados más fácilmente que la leche sola. Adicionalmente, los lactobacilos, son capaces de producir enzimas que descomponen a la lactosa.
- Producir una amplia variedad de sustancias antibióticas (acidophilin, bacteriocin, etc.) que ayudan a controlar el nivel patógeno de bacterias y hongos como la Candida.
- Producir vitaminas, especialmente vitaminas B y K.
- Actuar como barrera para prevenir que las bacterias patogénicas colonicen los intestinos.

La actividad de cada bacteria benéfica es única: cada una produce enzimas especiales, desintoxica diferentes sustancias y coloniza distintos territorios dentro de los intestinos. Por esta razón, se necesita un amplio espectro de organismos.

Las bacterias benéficas incrementan la resistencia ante las enfermedades. Cuando la resistencia es baja, es porque el contenido de bacterias de ácido láctico en los intestinos es considerablemente más bajo que lo normal. Una apremiante demostración de este hecho fue un experimento en que sólo 10 bacterias malas (Salmonella) fueron suficientes para matar a un conejillo de Indias con una cantidad inadecuada de microflora benéfica, ¡pero se necesitaron cerca de un billón de células para matar a un animal que contaba con todas sus bacterias benéficas.

Si quieres más articulos como este. Suscribete a mi blog por Email… es Gratis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada